In The News

 Articles/Media about Nicholas’ story and organ donation

FROM:  “OGGI magazine” (Italy), February 16, 2017

“My son gave 22 years of life to Andrea”

oggi-article-feb-2017

 


FROM:  “QN – National Newspaper” (Italy), February 10, 2017

“He lived with Nicholas Green’s heart. He died after 22 years”

il-giorno-qn-article-page-12-feb-10-2017 il-giorno-qn-article-page-13-feb-10-2017


 

FROM:  “Il Corriere della Sera” (Italy), February 10, 2017

“The last heartbeat of my Nicholas”

corriere-della-sera-article-feb-10-2017


 

FROM:  Visto magazine (Italy), February 19, 2016.

“NICHOLAS HAS GROWN AND LIVES IN ME”

The touching meeting between the father of Nicholas Green, the child killed along the Salerno-Reggio Calabria highway in 1994, and the woman who received the liver of the child. “At night, when I lift my eyes to the sky and see the brighest star, I know he is there. He is my guardian angel.”

Visto - Feb 19 2016 - part 1

To read the entire article visit the In the News Archive page or see https://nicholaseffect.org/2016/04/10/nicholas-has-grown-and-lives-in-me-visto-magazine-italy/


 

An article from Russia about Nicholas’ story and the Nicholas Effect.

March 2016

dislife russian magazineLink: http://dislife.ru/materials/7


 FROM:   “Qué” magazine – Argentina – August 3, 2015

Trágica muerte de su hijo cambió su vida

En 1994 la vida de Green cambió para siempre tras la trágica muerte muerte de su pequeño hijo en unas vacaciones.

Green, su esposa Maggie y sus hijos Nicholas de 7 años, y su hija menor, Eleanor, de cuatro años, viajaban hacia el sur de Italia desde Nápoles, cuando un auto de repente se colocó a la par del suyo en la ruta.

Dos hombres enmascarados que tripulaban el vehículo les gritaron a los Green que se detuvieran; una vez que ellos estacionaron, los sujetos hicieron varios disparos al auto de la familia, despedazando la ventanilla trasera derecha y después la del conductor.

Maggie se volvió rápidamente hacia atrás para ver si los niños estaban bien; los dos parecían dormir tranquilamente.

Green se las arregló para huir a toda velocidad y dejar atrás a los atacantes, pero cuando se detuvieron en el escenario de otro accidente, se dieron cuenta de que su hijo había recibido un tiro en la cabeza. Aún respiraba, pero estaba inconsciente.

Dos días después, Nicholas estaba internado en un hospital siciliano, conectado a un montón de máquinas, pero los médicos ya le habían declarado muerte cerebral.

Estaba claro que se había ido“, cuenta Green. Entonces Maggie y él tomaron una decisión que cambiaría su vida para siempre, al igual que la vida de incontables personas.

Ofrecimos donar sus órganos“, dice. “Nicholas ya no iba a necesitarlos, y era una manera de aliviar parte de nuestro inmenso dolor”.

Revista Que - Argentina - August 3 2015

Revista Que – Argentina – August 3, 2015

http://www.revistaque.com/historia-de-vida/tras-una-tragica-muerte-deciden-regalar-vida-03082015.html

 

Los italianos se enteraron del asesinato del niño por los medios, los diarios lo llamaron La Nostra Vergogna (‘Nuestra vergüenza’), y la generosidad de los Green los llevó a actuar.

En cuestión de horas, siete italianos, varios de los cuales estaban al borde de la muerte, recibieron el corazón, el hígado, los riñones, el páncreas y las córneas de Nicholas. Todos ellos salvaron la vida.

La decisión de los Green de donar los órganos de su hijo fue una noticia que se propagó rápidamente, primero en Italia, luego en el resto de Europa, y finalmente en gran parte del mundo.

La donación de órganos aumentó en un 25 % en Italia, país que sufría una escasez crónica de órganos. El incremento se mantuvo 10 años seguidos, de 6,2 donaciones por cada millón de habitantes en 1993 a 19,7 por millón en 2003, y la tendencia persiste (18,5 en 2013), lo que ha salvado miles de vidas.

El efecto Nicholas“, como se designó a este fenómeno, fue el catalizador que cambió la mentalidad de los italianos. 

Desde 1994, Green ha vuelto a Italia unas 50 veces porque muchas ciudades y pueblos le han puesto Nicholas a más de 100 escuelas, calles y plazas para honrar su memoria.

Green también ha dado cientos de conferencias a grupos médicos y de donación de órganos en todo el mundo.

Con sus ahorros y el dinero generado por las conferencias y los derechos de una película, Reg y Maggie crearon la Fundación Nicholas Green, para aumentar la conciencia pública sobre la donación de órganos, y han distribuido más de 5.000 copias de un video acerca del tema.

Green ha recorrido más de un millón y medio de kilómetros en vuelos para hablar con la gente sobre “tener una conversación en familia sobre la donación de órganos”.

Reg y Maggie reciben constantemente un aluvión de cartas, e-mails y mensajes telefónicos de desconocidos que aseguran sentirse muy cercanos a Nicholas, y que desean colaborar con ellos en la concientización sobre las donaciones.

En 2014, un funcionario de Calabria, la región de Italia donde Nicholas fue asesinado, les dijo a los Green en una carta: “Todo el mundo en Italia, y particularmente en Calabria, lleva en el corazón al pequeño Nicholas y el noble ejemplo de bondad, amor y civilidad de su familia“.

Cuando su padre lo recuerda, se le entristece la mirada rápidamente. “Le decíamos que iba a quedar inmortalizado en la poesía y que la gente lo aclamaría“, señala Reg con un nudo en la garganta.

Y, de algún modo, todo eso se ha hecho realidad“, añade. “La historia de Nicholas ha cautivado la imaginación de la gente, y encendido una chispa de amor en millones de corazones. Si eso no es la inmortalidad, debe de ser algo muy parecido“, concluyó.

Hoy en día Green y Maggie, junto a su hija Eleanor llevan adelante su Fundación ‘Nicholas Green’, ofreciendo charlas, conferencias, instalando el debate de la donación de órganos. Muchas personas se acercan para lamentar lo de Nicholas y agradecer lo que hacen.

Página oficial de la Fundación en inglés: http://www.nicholasgreen.org